Qué hacer cuando odias tu anillo de compromiso

Qué hacer cuando odias tu anillo de compromiso

¡Por fin! El momento que has estado esperando ha llegado, el amor de tu vida se ha propuesto. ¡Te mueres por decir "Sí"! El único problema es que no amas el anillo. Entonces... ¿ahora qué?

Recibir un anillo de compromiso que no es lo que esperabas es un problema más común de lo que crees. A menudo, no se trata de que la roca no sea lo suficientemente grande. A veces, es todo lo contrario. Hay mucha gente que prefiere un anillo más simple. También puede ser una cuestión de estilo. Tal vez su pareja le ofreció una reliquia familiar antigua, pero usted apreciaría algo más moderno. En cualquier caso, si es víctima de esta situación, no se preocupe. Hay muchas maneras de resolverlo y no tienes que herir los sentimientos de nadie en el proceso.

Planeación anticipada

Prevenir un problema, por supuesto, es más fácil que afrontarlo. Si esperas una propuesta de matrimonio pero temes que tu pareja tenga un gusto diferente en joyería que tú, deja caer pistas sobre lo que te gusta. Señala el anillo de compromiso de un amigo y anota lo que te gusta o no. Por ejemplo, puedes decir: "El anillo de Julie es muy bonito, pero no soy fan del oro" o "El anillo de Taylor es demasiado anticuado para mi gusto". También puede ayudar a llevar lo que te gusta para que tu pareja tenga una idea de tu estilo.

No te asustes

Si amas a tu pareja pero no amas el anillo, no hay duda de que debes decir sí o no. El resto puede ser tratado más tarde, como en, un día o unos pocos. Debido a que muchos de nosotros tenemos una imagen en nuestras cabezas de cómo será nuestro anillo de compromiso perfecto, nuestra reacción inicial si obtenemos lo que no esperamos es de decepción. Si lo consultas con la almohada un par de noches, te darás cuenta de que no odias el anillo después de todo.

Di la verdad

Si decides que realmente odias el anillo después de todo, sé honesto y directo con tu pareja. Explica cuál es el problema, pero hazlo con respeto. La única excepción es si tienes un problema con el tamaño de la piedra. Como que no es lo suficientemente grande. Entonces, es mejor quedarse callado. Nunca se sabe cuánto tiempo o esfuerzo ponen en adquirirla.

Devuélvela

Después de su confesión, hable con su futuro cónyuge sobre sus opciones. En la mayoría de los casos, si el anillo fue comprado recientemente, puede devolverlo o cambiarlo. Si es una reliquia familiar, tal vez pueda dejarlo para otro hermano. Y, en el peor de los casos, si su pareja está dispuesta a ello, puede venderlo y usar el dinero para comprar algo que le guste.

Cámbialo

Un joyero profesional puede alterar un anillo de muchas maneras. Si no le gusta el anillo, puede quedarse con las piedras y colocarlas en un entorno diferente. También puedes rediseñar el anillo completamente y convertir algo simple en una pieza de arte, o añadir unas cuantas piedras extra.

Añadir algo extra

Si crees que tu anillo es demasiado aburrido o estás secretamente descontento con el quilate de la piedra, siempre puedes emparejarlo con un segundo o tercer anillo para mejorar el aspecto. Sin embargo, si lo haces, pregunta al joyero si los anillos son compatibles. Ciertos diseños mal emparejados pueden causar desgaste en el otro y arruinar ambos anillos con el tiempo.

Comprar un nuevo anillo

Siempre puedes comprar un segundo anillo. Si tu principal problema es que el anillo es demasiado grueso para el uso diario, puedes pedir un simple anillo de boda para llevarlo regularmente y guardar el original para ocasiones especiales. Si es aplicable, espera hasta que empieces a comprar tu anillo de boda. (Es decir, si decides comprar uno.) Entonces, podrás comprar exactamente lo que quieras.

Aprende a amarlo

Es posible no decir o hacer nada en absoluto con respecto a un anillo de compromiso del que no estás enamorada. Una cosa tan pequeña no vale la pena arruinar una relación o herir sentimientos. Recuerda que te casas con tu pareja, y no con el anillo. El amor es eterno; un anillo no tiene por qué serlo. ¿Quién sabe? Quizás tu pareja te consiga un nuevo anillo más tarde.

De todas formas, las cosas son lo que tú hagas de ellas. Después de un tiempo, lo más probable es que te acostumbres al anillo, ¡y tal vez aprendas a amarlo también!

¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👀 0  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez 


Agregar comentario
×
Wait 20 seconds...!!!