Cómo practicar la atención plena en la planificación de la boda

Cómo practicar la atención plena en la planificación de la boda

Con tanta incertidumbre en el mundo en este momento, es más importante que nunca estar al tanto de su salud mental y bienestar. Si se añade el estrés de la planificación de la boda, encontrar una sensación de paz y calma es básicamente tan esencial como encontrar el lugar de la boda. Ahora es el momento perfecto para practicar la atención plena cuando se trata de planificar tu gran día. El mindfulness consiste en la capacidad de estar plenamente presente, consciente de dónde estamos y de lo que hacemos, en el momento. En pocas palabras, es ser capaz de concentrarse en una tarea a la vez. La atención plena puede sonar absurda cuando la planificación de una boda requiere básicamente hacer malabarismos con varias pelotas en el aire. Pero para mantener la claridad (y la cordura) puede ser lo mejor para hacer realidad tus sueños de boda. A continuación te explicamos cómo practicar el mindfulness en la planificación de la boda.

1. Delegar tareas

Puede que quieras ser una supermujer, pero si puedes delegar tareas en torno a tu boda, hazlo. Si no puedes permitirte (o no quieres) contratar a un organizador de bodas, asegúrate de que permites que tu círculo más cercano, incluida tu pareja de novios, te ayude. Lo más probable es que estén esperando a que se lo pidas, así que hazlo. Si sabes que tu hermana tiene un don para elegir el traje perfecto, ponla a cargo de los detalles del vestido. Si a tu mejor amiga le gusta la repostería, elígela para que te ayude a buscar los mejores proveedores de pasteles de boda de la ciudad. Al delegar las tareas necesarias, podrás ralentizar y disfrutar aún más del proceso.

2. Tómate tiempo para escuchar de verdad

Estar presente con la escucha es una parte clave del mindfulness. Muchas veces "oímos" lo que alguien dice, pero no estamos escuchando realmente. Si uno de tus amigos y familiares tiene información que compartir, o una opinión, o incluso una preocupación, tómate el tiempo para honrar lo que tiene que decir. No te pongas a la defensiva ni los dejes de lado. Acompáñalos en el momento y tómate el tiempo necesario para escucharlos. Puede que incluso compartan algo que podría marcar la diferencia.

3. Practica la gratitud

Encontrar la gracia en los momentos de estrés, como el retraso de tu vestido o la cancelación del servicio de catering, es difícil. Incluso en los mejores días, practicar la gratitud puede ser una lucha en nuestras ocupadas vidas. Pero dedicar tiempo a agradecer lo que tienes en tu vida y lo que estás haciendo te ayudará a bajar a tu corazón y a poner los pies en la tierra. Después de todo, ¿qué suerte tienes de planear una boda con el amor de tu vida? Este es un momento que nunca olvidarás ni podrás recuperar, así que aprecia cada momento lo mejor que puedas. Al final de cada día, acostúmbrate a escribir cinco cosas que agradeces de tu vida, incluida la planificación de la boda. Pronto, los días malos no se sentirán tan mal.

4. Recuerda respirar

Este es un recordatorio importante. A menudo nos olvidamos de respirar cuando nos sentimos abrumados y ansiosos. Acordarse de respirar es un ancla fantástica que te ayuda a aterrizar en el momento presente para calmar y despejar tu mente. ¿Realmente necesitas comprar esos zapatos tan caros o sólo te preocupa no encontrar otro par? ¿Estás realmente disgustado con tu MOH o sólo estás hambriento? Tomarte el tiempo para respirar te ayudará a no reaccionar de forma exagerada.

5. Esperar lo mejor

A menudo, nuestras mentes de mono toman el control de nosotros y empezamos a crear historias negativas en nuestra cabeza. Empezamos a tomarnos las cosas como algo personal y a enfadarnos por situaciones que en realidad no tienen nada que ver con nosotros. Por ejemplo, tu compañero de habitación de la universidad te cancela y te enfadas muchísimo porque crees que deberías cambiar la distribución de los asientos. En lugar de eso, elige no tomártelo como algo personal, sabe que tu compañero de piso vendría si pudiera, y simplemente sigue adelante. No te preocupes por las cosas pequeñas.

Practicar la atención plena en la planificación de la boda no tiene por qué ser difícil. Si vas más despacio y vuelves al momento presente con un corazón agradecido, conseguirás que la planificación se desarrolle con más fluidez de la esperada.

¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👀 0  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez 


Agregar comentario
×
Wait 20 seconds...!!!