¿Debes "despedir" a una dama de honor?

¿Debes "despedir" a una dama de honor?

Tener una fiesta de bodas es una parte divertida del proceso de planificación, pero definitivamente hay momentos en los que surge el drama. Estos casos pueden provocar frustración, peleas, tristeza, ira o una serie de otras emociones. Esto puede ser desalentador, por no hablar de la pérdida de tiempo. Por último, los problemas que surgen entre tú y una dama de honor pueden provocar bastante confusión y dejarte pensando: "¿Adónde vamos a parar?". Abordar la cuestión es complicado y no hay una respuesta correcta o incorrecta. Aquí hay algunas rutas diferentes para tomar en la solución de estos problemas para asegurarse de que usted puede disfrutar de su proceso de planificación de la boda tanto como sea posible al tiempo que minimiza el drama y los sentimientos heridos.

Pasos a seguir antes de "despedir" a tu dama de honor

Incluso si hay problemas entre usted y una dama de honor a medida que se acerca su boda, hay pasos que puede tomar antes de recurrir a despedir a esta persona de su grupo nupcial. Hacerlo podría dañar seriamente la amistad, así que podría valer la pena trabajar primero con estas medidas antes de hacer algo tan drástico.

Ve a la raíz del problema

Sé honesta contigo misma en torno a la raíz del problema antes de tomar cualquier medida para discutirlo con tu dama de honor. Trata de entender las cosas desde su punto de vista y piensa en lo que te hace sentir de la manera en que lo haces con esta persona. ¿Es el estrés de la boda? ¿Tu amiga no trata tu boda con la importancia que tú crees que debería tener? ¿Os habéis distanciado? Si sientes que hay un distanciamiento, intenta pasar más tiempo juntas de forma individual para reparar la amistad y ver si eso marca la diferencia. Entender el problema es una parte importante de la solución, así que una vez que reflexiones sobre lo que está pasando, habrá una gran diferencia.

Establece una conversación en persona

El primer paso para intentar resolver el problema es establecer una conversación en persona. Todo el mundo sabe que el tono puede malinterpretarse a través de un mensaje de texto o incluso por teléfono, y las peleas a través de estos canales pueden salirse rápidamente de control. Fija un momento para reunirse y hablar cara a cara. Si no puedes hacerlo en persona debido a la distancia o a otras barreras, establece un videochat para que al menos parezca más personal. Durante esta conversación, aborda el tema desde un punto de vista neutral y pide escuchar la versión de tu amigo. Expresa que el objetivo de la conversación es resolver el problema y seguir adelante de forma amistosa, y parte de ahí.

Poner la carga en ella

Si crees que el problema no mejora, puedes poner en manos de tu dama de honor la responsabilidad de saber si sigue sintiéndose cómoda formando parte de tu gran día. De este modo, la pelota está en su tejado y te exime de cualquier culpa si la "despides" de la fiesta nupcial. Sin embargo, la advertencia a esta medida es que si este es el camino que tomas, debes estar preparada y abierta a que ella diga que quiere seguir formando parte del cortejo nupcial. Asegúrate de que estás de acuerdo con esa posibilidad antes de plantear la pregunta.

Despedir a tu dama de honor

Si crees que la única opción es pedirle a tu dama de honor que abandone esta responsabilidad, hay formas eficaces de hacerlo con compasión.

Prepárate para explicar tus razones

Aunque parezca una tontería, es posible que quieras ensayar la conversación en la que le comuniques a tu dama de honor esta decisión antes de llevarla a cabo. Prepárate para explicar las razones por las que has llegado a esta decisión y sé sucinta en tu explicación.

Trata la situación con sensibilidad

Esta es una situación que, comprensiblemente, puede ser molesta para todos los implicados. Querrás ser respetuoso en tu conversación con esta persona y asegurarte de no decir nada de lo que algún día te arrepentirás. Trata a esta persona con amabilidad, a pesar de lo que hayan pasado los dos, y trata de dejarlo en una nota positiva para limitar cualquier animosidad futura entre los dos.

Considera otros roles para esta persona

Si esta persona no encaja bien como dama de honor, pero todavía valoras la relación y quieres incluirla en tu día, considera pedirle que asuma un papel diferente en tu boda. Por ejemplo, hazle saber que no crees que le convenga ser dama de honor, pero que sigue siendo importante para ti y que te gustaría que formara parte de tu día de otra manera. Por ejemplo, podría hacer una lectura en la ceremonia de la boda o ayudar a planificar la despedida de soltera. Este gesto podría ayudar a mantener o reparar la relación y podría ser una mejor solución para todos los involucrados.

Al fin y al cabo, lo importante es asegurarse de que la experiencia de planificación de la boda sea lo más positiva posible. Si el cambio de la pareja de novios es una necesidad para ti, hay formas de hacerlo que facilitan una situación difícil.

¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👀 0  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez 


Agregar comentario
×
Wait 20 seconds...!!!