¿Vende su vestido de novia? Esto es lo que necesita saber

¿Vende su vestido de novia? Esto es lo que necesita saber

Vestidos de novia, vestidos de novia, ¡vestidos de novia! A veces la búsqueda puede llevar meses. Entonces encuentras el vestido perfecto: tiene el detalle y el escote que tanto deseabas. Así que lo compras. Te gastas cientos o miles de euros para ese momento tan bonito en el que caminas hacia el altar y todo el mundo te aplaude. Y de repente, ese momento desaparece. El vestido ha cumplido su función. ¿Y qué haces con él? Hay muchas respuestas a esta pregunta. Algunas lo guardan para las generaciones futuras o para el recuerdo. Otros deciden recuperar parte de su inversión y lo venden. Algunos incluso destrozan el vestido con pintura o ruedan por el barro con él puesto (no bromeo). Pero si decides vender tu vestido de novia, aquí tienes algunas cosas que quizá quieras saber sobre el proceso.

No te devolverán todo el dinero

Cuando se trata de revender cualquier prenda de vestir, tienes que rebajar un poco tus expectativas sobre lo que recuperarás de la compra inicial. Lo más probable es que no te devuelvan todo lo que pagaste por ella, incluidos los gastos y arreglos. Una vez que has comprado el vestido y te lo has puesto, ya está usado. Es como un coche: una vez que lo sacas del concesionario, su valor se deprecia. Mi consejo es muy sencillo: no subas demasiado el precio. Si pones un precio demasiado alto, no recuperarás nada de dinero porque nadie lo comprará. Verán que el vestido tiene un precio similar al de un vestido nuevo y abandonarán tu anuncio.

Esto es lo que pasa: las personas que compran vestidos de novia usados no quieren pagar el precio completo. Si lo hicieran, comprarían un vestido nuevo. Póngase en el lugar de alguien que intenta encontrar una buena oferta. Por supuesto, usted desea tasar el vestido de modo que usted haga un buen reparto usted mismo, pero apenas no vaya loco con él.

Cuanto mejor se vea, mejor respuesta obtendrás

Si sacas una foto con poca luz del vestido colgado en la puerta sucia de tu armario, es posible que no obtengas tanta respuesta como podrías. Con una foto mejor y más esfuerzo para que el vestido tenga un aspecto presentable, podrías conseguir muchas más visitas y más compradores potenciales. Si tú misma estuvieras buscando un vestido, ¿te lanzarías a por uno que pareciera asqueroso o comprarías uno que tuviera muchas fotos y pareciera básicamente nuevo?

Si no tienes talento para la fotografía, prueba esto: cuelga tu vestido en una pared en blanco cerca de una ventana. Las fotos saldrán estupendas porque no hay desorden en el encuadre y la luz natural de la ventana hará que todos los detalles sean fácilmente visibles. La gente quiere saber qué tipo de producto obtendría si comprara tu vestido. Prevea todas las preguntas de su comprador potencial y respóndalas con fotos bonitas y mucha descripción.

Sea lo más descriptiva posible en su anuncio

Hablando de descripciones, debes tratar de ser lo más detallada posible sobre tu vestido. En serio, ¡no te dejes nada en el tintero! Los compradores quieren conocer cada botón y cada puntada decorativa. La descripción es genial para los clientes, pero también es una buena idea para ayudar a la visibilidad del propio anuncio. Muchos sitios utilizan hashtags o tus descripciones para agrupar los anuncios de vestidos en categorías de búsqueda. Cuanto mejor describas tu vestido, más categorías aparecerán en él. Esto es bueno porque significa más tráfico en línea hacia tu anuncio. Si consigues que mucha gente eche un vistazo a tu anuncio y le has hecho buenas fotos, lo más probable es que alguien pique el anzuelo.

No lo recuperará

Ya lo sabes: una vez que vendes tu vestido, no hay vuelta atrás (al menos en la mayoría de los sitios). Dedica tiempo a decidir realmente si vender tu vestido de novia es la mejor opción para ti. Siempre puedes venderlo más adelante. Dicen que durante los dos primeros años después de tu boda, tu vestido vale más porque todavía está de moda. Pero incluso este plazo te da un momento para hacer una pausa y pensar realmente en lo que estás haciendo. Algunas conservan sus vestidos porque quieren que sus futuros hijos lo lleven si así lo desean, y otras sólo quieren ponérselo de vez en cuando y bailar con él. Sea cual sea el motivo, puede que al final decidas quedarte con el vestido. Tómate un par de semanas para tomar la decisión y, al cabo de ellas, si sigues estando segura de que te apetece dejarlo, ponlo a la venta.

Vender tu vestido de novia es importante. A veces, el dinero que ganas vendiéndolo es aún mayor. Puedes utilizarlo para financiar parte de tu luna de miel o iniciar el proceso de compra de una nueva casa. Sea cual sea tu razonamiento, consuélate pensando que, en algún lugar, alguien se casa con el amor de su vida y añade más recuerdos bonitos a tu vestido.

¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👀 5  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez


Agregar comentario
×
Wait 20 seconds...!!!