Naturaleza Vs. Tu Boda

Naturaleza Vs. Tu Boda
Parece que hay cerca de cien cosas que pueden salir mal al planear una boda al aire libre. Desafortunadamente, es la verdad, y el mal tiempo está definitivamente en lo más alto de la lista. Por eso es tan importante planificar con anticipación! No se limite a esperar lo mejor; asegúrese de estar preparado si la naturaleza escoge el día de su boda para celebrar.

Época del año y lugar

Algunos meses del año tienen un tiempo constantemente peor que otros, pero esto también puede depender de la ubicación de su boda. Lo más probable es que hayas elegido un lugar cercano a tu casa, así que deberías tener una buena idea de qué tipo de clima esperar para esa época del año, pero si vas a celebrar una boda en el lugar de destino, asegúrate de hacer tu investigación al principio de las etapas de planificación.

Para muchos lugares, el invierno significa nieve, hielo y aguanieve, pero incluso los meses más populares de la boda todavía tienen un riesgo de mal tiempo. La mayoría de la gente elige una fecha de la boda en algún lugar entre mayo y septiembre. Aunque estos meses suelen tener más posibilidades de un clima cálido con cielos despejados, las tormentas de lluvia inesperadas no son infrecuentes, y pueden aparecer en cuestión de minutos.

Mucha gente también se olvida de considerar el clima súper caluroso en lugares más húmedos y del sur. Ser demasiado caliente puede ser un gran problema, especialmente para una boda al aire libre. Sin la hidratación y la sombra adecuadas, usted corre el riesgo de que la gente sufra una insolación. La comida también puede correr el riesgo de estropearse si se deja al sol durante demasiado tiempo.

Considere lo que podría suceder

Considere todas las cosas que pueden salir mal en su temporada y lugar cuando esté planeando. No hay informes meteorológicos precisos que puedan ayudarlo a predecir las temperaturas y precipitaciones, así que tendrá que medir lo mejor que pueda... ¿Podría hacer demasiado calor o demasiado frío? ¿Cuán alta es la probabilidad de lluvia o nieve para ese mes? Puede ser una tarea espeluznante pensar realmente en todas las cosas que potencialmente podrían estropear el día de su boda, pero es necesario para asegurarse de que su gran día no se interrumpa en el último minuto.

Haga un plan para cada escenario

Una vez que haya hecho alguna investigación para averiguar a qué prestar atención, ¡es hora de idear soluciones! Por ejemplo, si hay una buena posibilidad de lluvia, usted podría decidir alquilar carpas para su boda al aire libre o tener un alijo de paraguas listo para el día de mantener secos a los invitados. Si hay una buena posibilidad de que haga un calor insoportable, puede buscar un espacio al aire libre que tenga mucha sombra y que proporcione ventiladores y agua para cada huésped. Siempre hay algo que puedes hacer, y es mejor tener un plan por adelantado, en lugar de tratar de arreglarlo sobre la marcha.

Lo mejor que puede hacer si se encuentra con un clima severo es tener un lugar cubierto de "lluvia". Si se encuentra en los patios o jardines de un hotel o lugar histórico, averigüe si se pueden hacer estos arreglos con el personal del evento antes de su boda, por si acaso.

Lea sus contratos

Siempre que decidas trabajar con un proveedor, vas a tener un contrato. Sin embargo, asegúrese de leer realmente cada contrato para cada vendedor para que tenga un claro entendimiento de lo que ha acordado hacer en caso de mal tiempo, reprogramación o cancelaciones. Además, no tenga miedo de negociar los términos de estos contratos, y no firme nada con lo que no se sienta cómodo, dentro de lo razonable.

Confíe en sus proveedores

Lo más probable es que sus proveedores tengan mucha experiencia en el manejo de cada crisis bajo el sol y sepan qué hacer en caso de mal tiempo. Incluso podrían tener su propio plan para cada tipo de escenario. Después de todo, estos son los profesionales, y lo más probable es que estén familiarizados con lo que tienen que hacer. Aún así, asegúrese de hablar con ellos con anticipación sobre sus planes de contingencia. Luego, confíe en ellos para hacer lo que saben hacer.

Obtenga un seguro

Una póliza de boda le asegurará para una variedad de problemas, siendo el mal tiempo sólo uno de ellos. Debe cubrir el costo de reprogramar la boda, incluyendo todos los detalles finos como flores, lugar de celebración y comida. Por lo tanto, si usted está realmente preocupado por si su suerte resistirá, es una buena cosa para investigar.

Considere la posibilidad de reprogramar

Si decides cancelar tu boda, puedes seguir adelante con la ceremonia si lo deseas y reprogramar la fiesta para otra fecha. Sin embargo, si el tiempo es tan malo que preferirías reprogramarlo todo, es entonces cuando el seguro antes mencionado es realmente útil.

Es tu día y sabes lo que quieres, pero es muy poco probable que el clima no sea tan horrible que el cambio de horario tenga sentido.

Diviértete

Al final, el mal tiempo nunca se planifica, pero se puede planear. Asegúrese de hacer todo lo que esté a su alcance para tener soluciones en su lugar si la naturaleza empeora, y luego relájese, sabiendo que ha hecho todo lo que puede. Este es tu día especial, y un poco de mal tiempo no será su muerte.
¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👁 3  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez 


Agregar comentario