Aprender a vivir juntos (malos hábitos y todo)

Aprender a vivir juntos (malos hábitos y todo)
Vivir con otra persona es una gran transición: ¡pasar de la simple necesidad de ocuparse de su propia estética, de sus propios patrones de limpieza, de sus propias preferencias a combinar las casas de dos personas en una sola puede ser una tarea enorme! Pero si empiezas con estas cosas en mente, podrías hacer esa transición un poco más suave.

Entienda que es un proceso

Lo más importante que hay que recordar es que es un proceso. Probablemente no se van a mudar juntos e inmediatamente van a estar en la misma página con todo. Las cosas que su pareja considera perfectamente normales pueden parecerle extrañas y viceversa. Saber desde el principio que es más que probable que haya una curva de aprendizaje ayudará a dominar el estrés de un cambio tan importante en la vida. Aprender a vivir juntos requiere mucho compromiso y llegar a conocerse realmente a un nivel más profundo, así que date el beneficio de la duda de que lo vas a resolver todo. Está bien si toma un poco de tiempo.

Comunicar

Esto suena súper simple, pero es absolutamente fundamental cuando se aprende a vivir bien juntos: ¡comunicarse, comunicarse, comunicarse! Si no está seguro, pecue por el lado de la sobrecomunicación. Cosas que, para usted, son obvias, como enjuagar inmediatamente su plato y ponerlo en el lavaplatos cuando haya terminado con él, puede que ni siquiera estén en el radar de su pareja. En lugar de asumir que tu amada es el mayor vago de la tierra, o peor aún, simplemente ignorando tus deseos, háblales de tus expectativas. A menudo imaginamos que todos los demás tienen los mismos sistemas en su lugar que nosotros, y cuando alguien no sigue esos sistemas, nos enfadamos o nos enfadamos y asumimos lo peor. Siempre deja claros tus deseos y expectativas desde el principio, continúa comunicándote a medida que surgen las cosas y anima a tu pareja a hacer lo mismo.

Establezca una Rutina

Junto con la comunicación a medida que surgen los problemas, el establecimiento de una rutina les ayudará inmensamente a medida que aprendan a vivir juntos. Hay muchas maneras de dividir las tareas en el hogar - sé que una pareja ha establecido que una de ellas es responsable de las tareas externas (recolección de basura, cortar el césped, palear, podar el césped, lavar la casa a presión, etc.) y la otra es responsable de todas las tareas interiores (aspirar, quitar el polvo, lavar los platos, etc.) - pero lo más importante es establecer una rutina de responsabilidades que funcione bien para ustedes dos. Muchas, muchas de las tensiones potenciales de vivir juntos comenzarán a aclararse cuando ambos estén en la misma página sobre quién se va a encargar de qué. Ya sea que desee desactivar las tareas, siempre haga las tareas asignadas, o alguna combinación de ambas, ¡eliminar la incertidumbre de la ecuación marcará una gran diferencia!

Sea flexible

Las rutinas son importantes y pueden ser extremadamente útiles, pero también es esencial recordar que hay que ser flexible. Si su pareja tiene una semana muy completa en el trabajo y está luchando por cumplir con sus responsabilidades esta vez, no dude en ayudar y sepa que ellos harían lo mismo por usted. Siempre va a haber un momento en que alguien está enfermo y necesita descansar, y naturalmente usted va a tomar el control por un tiempo. Es más fácil ser flexible cuando se siente que las cosas normalmente se adhieren a una rutina sólida, así que recuerde que a medida que está armando su lista de responsabilidades, es bueno tener un lugar sólido para empezar.

A medida que continúen viviendo juntos se darán cuenta de que algunas de sus rutinas preestablecidas no funcionan en la práctica. ¡Eso está bien! Lo bueno de crear tus propias reglas es que puedes cambiarlas cuando ya no te convienen. No considere que tener que hacer cambios es un fracaso; considérelo una victoria a medida que se acerca más y más a la hora de averiguar qué equilibrio funciona mejor para su pequeña familia. No tenga miedo de adaptarse a medida que avanza.

No te lo tomes como algo personal

Probablemente la segunda clave más grande para clavar esta transición es ser capaces de dar gracia a los demás y no tomarse las cosas demasiado a pecho. Si su pareja se olvida de lavar los platos una noche aunque sea su responsabilidad, no asuma inmediatamente que lo hace para fastidiarlo. Esto se remonta a la pieza de comunicación mencionada anteriormente - pregúntele y comunique sus sentimientos en lugar de tomarla inmediatamente y hacerla personal. Todos olvidamos las cosas y cometemos errores algunas veces, pero puede ser verdaderamente tóxico para su relación si todos se toman esos errores en serio. Así que respire, reúna sus pensamientos y hable con su pareja para suavizar este tipo de cosas tan pronto como sea posible.
¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👁 11  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez 


Agregar comentario