Cómo hablar con su futuro hijastro sobre el nuevo matrimonio

Cómo hablar con su futuro hijastro sobre el nuevo matrimonio
Comprometerse es uno de los eventos más emocionantes de su vida, pero si su pareja tiene hijos, la idea de una propuesta también puede ser angustiosa. Los niños pueden sentir muchas emociones al añadir una nueva persona a la familia -buena, mala o de otra manera- y puede ser difícil saber cómo hablar con ellos en preparación para su próximo matrimonio. Comunicarse con su pareja sobre las maneras de manejar estas conversaciones potencialmente difíciles de antemano le ahorrará mucha ansiedad y frustración más adelante. Pero, ¿cuándo y cómo debe usted o su pareja hablar con los niños sobre su próximo matrimonio? He aquí tres maneras comunes en que las parejas abordan esta importante cuestión.

Antes del compromiso

Una opción maravillosa, si su futuro prometido está preparado para ello, es incluir a los niños en los planes de la propuesta desde el principio. Tener a los niños "en la sorpresa" puede ser una gran manera de entusiasmarlos para la próxima boda y matrimonio en lugar de sentirse aprensivos o molestos por ello. Los niños más pequeños especialmente podrían disfrutar dando su opinión sobre la elección del anillo de compromiso, la ubicación de la propuesta u otros detalles relacionados. Esta es una opción particularmente buena si usted tiene un vínculo fuerte con los niños y ellos en general se sienten bien acerca de su relación con sus padres.

Tenga en cuenta, por supuesto, que esto significará que el compromiso en sí mismo es más bien un "asunto de familia", en lugar de un momento íntimo compartido sólo entre usted y su pareja, así que si prefiere que sólo ustedes dos compartan este momento, podría ser bueno dejarlo claro antes de que alguien empiece a insinuar que se arrodille.

Después del compromiso

Otra opción es mantener la propuesta entre ustedes dos y hablar con los niños después. Si usted elige este método, es una muy buena idea mantener la conversación inicial entre los niños y sus padres biológicos. Los niños experimentan muchas emociones cuando se enteran de que su padre se está volviendo a casar, y no sólo quieres asegurarte de que los niños puedan hablar con su padre abiertamente y honestamente sobre esos sentimientos, sino que tampoco quieres que tu feliz emoción por la propuesta se vea afectada por el hecho de que los niños no puedan expresar inmediatamente esa misma emoción.

Una vez que su pareja y sus hijos hayan tenido tiempo para hablar de ello por separado, participe en la conversación y empiece a hablar sobre lo que esto significará. Cuando mi esposo y yo nos comprometimos por primera vez, habló con mi ahora hijastra sobre el tema por separado, luego nos reunimos todos para discutir qué cosas increíbles se abrirían para nuestra familia. Hablamos de lo que imaginó para la boda (¡tenemos que agradecerle por la fuente de chocolate!) y del papel que le gustaría jugar en la ceremonia. Al darle tiempo para hablar con su padre a solas y procesar la situación antes de agregarme a la mezcla, permitió que la conversación en grupo se enfocara en una dirección positiva sobre la emoción del día. Enmarcamos nuestra charla en torno a los aspectos logísticos de cómo le gustaría participar (florista o dama de honor, tener su propia parte de nuestros votos, etc.) en lugar de en torno a las emociones que pueda estar teniendo sobre el matrimonio.

Esta opción es bastante común y puede funcionar bien, pero aún así es aconsejable que la noticia del compromiso no salga de la nada y sorprenda a los niños. Aunque los niños no están participando activamente en la propuesta en sí, sigue siendo una buena idea avisar a los niños, incluso con meses de anticipación, que la relación se está volviendo más seria y que el matrimonio puede ser en el futuro. Esto también ayudará a que las conversaciones posteriores sean mucho más fáciles, ya que es menos probable que los niños se sientan sorprendidos por las noticias.

Después de la Boda

Si usted siente que es una buena opción para su familia, puede elegir casarse primero y contarle a sus hijos más tarde. Esto tiende a suceder cuando las parejas deciden renunciar por completo a un compromiso y fugarse. Sin embargo, esta no es la opción generalmente recomendada para las familias adoptivas, ya que podría iniciar la relación familiar oficial en un lugar potencialmente inestable si los niños sienten que sus emociones o necesidades no están siendo tenidas en cuenta. Si decide hacer esto, es más importante que nunca que los niños tengan la conversación inicial sobre el matrimonio sólo con su padre biológico, ya que es probable que las emociones sean extra altas y que intervenir en esa conversación antes de que alguien tenga tiempo de procesarla podría ser perjudicial para su relación con sus hijastros.

No importa cómo o cuándo decidas incluir a los hijos de tu pareja en la conversación sobre tu compromiso y matrimonio, asegúrate de darles suficiente tiempo y espacio para procesar este importante cambio en sus vidas, pero mantén un diálogo abierto sobre tus planes para el futuro. Pueden conversar juntos sobre los detalles específicos de la boda, que puede hacer que se sientan más invertidos si pueden encontrar un trabajo específico para ellos, como elegir los tipos de caramelos o elegir la canción para su corte de pastel, o sobre las tradiciones que les gustaría comenzar una vez que sean oficialmente una familia. Muchos niños descubren que el hecho de que sus padres se casen les trae confusión, tristeza o miedo, así que al conversar con ellos abierta y positivamente sobre cómo será la vida en su nueva unidad familiar, usted puede ayudar a convertir esas emociones negativas en emoción y alegría por lo que el futuro traerá.
¿Fue útil este artículo?  👍 0   👎 0   👁 5  Clasificación:   Publicado por: 👩 Paula Rodriguez 


Agregar comentario